Cómo ayudar a un niño con ansiedad escolar a dormir bien

Los problemas del sueño son comunes entre los niños que tienen ansiedad en la escuela o que están en proceso de cambio a un nuevo colegio. Es posible que tengan problemas para dormir y levantarse temprano, lo que puede agravar sus niveles de estrés durante el día. De hecho, existe una vía de doble sentido entre la ansiedad y el sueño: los niños que no duermen lo suficiente o no duermen lo suficientemente bien son susceptibles de desarrollar mayor ansiedad y depresión, y tienen más problemas para adaptarse a las nuevas circunstancias. Además, los problemas constantes de sueño pueden afectar el rendimiento de tu hijo en la escuela, así como su salud física y mental.

ansiedad-escolar-estres.jpg

La buena noticia es que puedes tomar medidas para aliviar la ansiedad de tu hijo durante el día y prepararlo para una buena noche de sueño. Comienza con estos consejos;

  • • Hablarlo. Poner los temores y las preocupaciones en palabras puede ayudar a tu hijo a sentir que la situación es más manejable. Haciendo preguntas abiertas a tu hijo del estilo "¿Cómo te sientes con el inicio de la escuela?". Revelan preocupaciones específicas, puedes tranquilizar a tu hijo y juntos idear estrategias para manejar esas preocupaciones (como planear sentarse junto a un amigo en el almuerzo o en el autobús). Asegúrate de programar estas conversaciones de manera óptima: por la tarde es mejor que antes de ir a la cama, lo que podría provocar preocupación y mantener a tu hijo despierto durante la noche.
  •  
  • • Mantén un horario. Los niños de todas las edades encuentran las rutinas reconfortantes y tranquilizadoras, así que trata de mantener horarios constantes para las tareas, los quehaceres, los deportes, las comidas y la cama. Establezca estas rutinas unas pocas semanas antes de que empiecen las clases para que se conviertan en una cuestión de hábito. Además, tener un ritual familiar, por ejemplo, la noche de juegos de los viernes, puede ayudar a canalizar el estrés del niño.
  •  
  • • Aprender estrategias de relajación. Estos pueden incluir respiración profunda, visualizar un lugar tranquilo, hacer estiramientos suaves o repetir un mantra relajante. Practiquen juntos, y anima a tu hijo a usar estas estrategias en la mañana, antes de ir a la cama y según sea necesario.
  •  
  • • Establecer rituales a la hora de acostarse. Establezca un toque de queda digital: haga que los niños apaguen todos los aparatos electrónicos, incluido el televisor, una o dos horas antes de acostarse para ayudar a sus cuerpos a liberar más melatonina, la cual induce el sueño. (La luz azul emitida por los dispositivos electrónicos puede retrasar la liberación de esta hormona). Use este tiempo para dar a su hijo un baño o una ducha tibia, leer un libro, escuchar música suave o sonidos de la naturaleza, jugar con peluches, o participar en una actividad calmante, como colorear.

El estrés escolar puede ser significativo y rara vez desaparece de la noche a la mañana. Al usar estos métodos de manera consistente, lentamente ayudará a tu hijo a relajarse, lo que le dará menos ansiedad durante el día y dormirá mejor con el tiempo.

Share:

Últimas publicaciones

Ortosomnia: cómo la obsesión por dormir bien puede perjudicar tu sueño

Los médicos han acuñado un término para las personas obsesionadas con…

7 trucos para que los niños se vayan pronto a la cama

Todos los padres han tenido que tratar con la dificultad de acostar a…

Las pesadillas más comunes y sus significados

Las pesadillas son un fenómeno extremadamente común, nuestros sueños…

Cómo dormir bien con dolor de espalda

El dolor de espalda no solo puede impedir el descanso durante la…

Infusiones para dormir

Cuando se acerca la hora de dormir, es el momento para prepararse una…


El Aviso Legal incluye todos los datos identificativos de EN BRAZOS DE MORFEO como titular del sitio web www.enbrazosdemorfeo.es, así como cuestiones relativas a la Propiedad Intelectual y/ o Industrial, responsabilidad, uso del Sitio Web, etc.