¿Los atletas estudiantiles necesitan dormir más?

Cuando se trata de entrenar en deportes, muchos padres de atletas que están estudiando reconocen la importancia de comer bien y de hacer ejercicio para su entrenamiento. Pero el sueño a menudo se pasa por alto como un factor que puede afectar al rendimiento y la recuperación de estos. Tener una calidad de sueño correcta es crítico para la energía, coordinación, crecimiento muscular y la recuperación de un joven atleta. Después de todo, contrariamente a la percepción común, el sueño no es una actividad pasiva; es un estado activo que conduce a la recuperación y regeneración del cuerpo y de la mente.

deporte-dormir-bien.jpg

¿Cuánto es suficiente?

Si bien la recomendación básica es que los adolescentes duerman al menos 8 horas por noche, dormir más, por ejemplo, 10 horas por noche, de manera regular puede ayudar a los niños que persiguen objetivos deportivos a alcanzar su máximo rendimiento deportivo. Para los niños de 6 a 13 años, la cantidad recomendada de sueño es entre 9 y 11 horas, lo que significa que su estrella de fútbol en ciernes debe apuntar de 10 a 12 horas.
 

Cómo le ayuda

Además de mejorar la energía física y la resistencia mental durante el ejercicio, el sueño puede mejorar habilidades específicas de varias actividades. Por ejemplo, entrenar más tiempo en ejercicios de repetición puede aumentar la precisión de tiro entre los jugadores de baloncesto y la precisión de los servicios entre los jugadores de tenis. Por el contrario, la falta de sueño puede afectar el tiempo de reacción de un atleta, reducir la resistencia al ejercicio y provocar un agotamiento más rápido al practicar deportes.
 

Como dormir más

Dadas las exigencias de los entrenamientos, los viajes y los horarios de competición, así como las responsabilidades académicas, los atletas estudiantiles tienen un riesgo considerable de no dormir lo suficiente para satisfacer las necesidades de sus cuerpos y mentes. Hacer del sueño de calidad una prioridad es una necesidad para ellos.

Puedes comenzar por ayudar a tu hijo a cumplir con un horario de sueño constante (que incluya las horas de ir a dormir y para despertar) que le permita que haya suficiente tiempo durmiendo.

Apoya el sueño de buena calidad creando una rutina relajante antes de acostarse para ayudar a tu hijo a manejar el estrés.

No tengas miedo según sea necesario de volver a introducir a tu hijo a las siestas por períodos cortos (20 a 30 minutos) para complementar un sueño nocturno inadecuado.

Si tu atleta está luchando contra el sueño, debido a una afección más grave, como el insomnio, la apnea del sueño u otro trastorno relacionado con el sueño, sería buena opción consultarlo con tu pediatra o con un especialista si es necesario.

Share:

Últimas publicaciones

Ortosomnia: cómo la obsesión por dormir bien puede perjudicar tu sueño

Los médicos han acuñado un término para las personas obsesionadas con…

7 trucos para que los niños se vayan pronto a la cama

Todos los padres han tenido que tratar con la dificultad de acostar a…

Las pesadillas más comunes y sus significados

Las pesadillas son un fenómeno extremadamente común, nuestros sueños…

Cómo dormir bien con dolor de espalda

El dolor de espalda no solo puede impedir el descanso durante la…

Infusiones para dormir

Cuando se acerca la hora de dormir, es el momento para prepararse una…


El Aviso Legal incluye todos los datos identificativos de EN BRAZOS DE MORFEO como titular del sitio web www.enbrazosdemorfeo.es, así como cuestiones relativas a la Propiedad Intelectual y/ o Industrial, responsabilidad, uso del Sitio Web, etc.