Problemas del sueño en lactantes

En los primeros 6 meses de vida son infrecuentes los trastornos del sueño. Son más frecuentes los movimientos rítmicos relacionados con el sueño, los cuales son comportamientos motores rítmicos y estereotipados que el bebé hace con la cabeza, el cuello, el tórax o todo el cuerpo. Estos los repite a la hora de dormirse durante minutos incluso horas. Se consideran benignos y auto-limitados y sólo se tratan los que afectan a la calidad del sueño o persisten más allá de la edad escolar. Aun así es recomendable que los padres adoptar medidas de seguridad en las cunas en estos casos.

dormir-lactantes.jpg

El problema de sueño más frecuente a esta edad es el insomnio conductual por asociaciones inapropiadas a la hora de dormirse por la cual el bebé aprende a dormirse con una serie de rituales y dependencias.

Para solucionar este trastorno del sueño se debe reeducar el sueño del bebé. Para ello, se puede decidir llevar a cabo algunas estrategias con rutinas y refuerzo positivo o mediante extinción gradual del hábito.

Si los padres han acostumbrado al bebé a dormirse en sus brazos o siempre con dependencia física, pueden cambiar este hábito de sueño dejándolo despierto en su cuna tras relajarlo con unos minutos de caricias y de contacto tranquilo. La actitud de los padres al dejar al bebé debe trasmitirle serenidad y cariño. Así permitiremos que el bebé aprenda a dormirse solo.

Si los padres no quieren hacerlo de forma radical, dejándolo protestar y llorar en su cuna hasta que se duerma (extinción estándar), pueden optar acudir a consolarlo con su presencia, pero evitar volver a cogerlo en brazos o sacarlo de la cuna. Esta acción para tranquilizar al bebé debe ser breve e ir incrementando los tiempos de espera antes de acudir a los requerimientos de su hijo en las sucesivas visitas. Esta última sería una técnica de extinción gradual.

Conforme el niño va logrando un hábito de sueño correcto, el refuerzo positivo consiste en repetir en cada ocasión en la que el bebé vaya a dormirse, las acciones y rituales que preceden y acompañan al hábito que queremos afianzar. Los padres transmitirán al niño con su actitud, gestos y palabras lo felices y satisfechos que se encuentran con esta situación.
 

Referencias:

  1. Guía de Práctica Clínica sobre Trastornos del Sueño en la Infancia y Adolescencia en Atención Primaria. Ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad, 2011 (pdf)

Share:

Últimas publicaciones

Ortosomnia: cómo la obsesión por dormir bien puede perjudicar tu sueño

Los médicos han acuñado un término para las personas obsesionadas con…

7 trucos para que los niños se vayan pronto a la cama

Todos los padres han tenido que tratar con la dificultad de acostar a…

Las pesadillas más comunes y sus significados

Las pesadillas son un fenómeno extremadamente común, nuestros sueños…

Cómo dormir bien con dolor de espalda

El dolor de espalda no solo puede impedir el descanso durante la…

Infusiones para dormir

Cuando se acerca la hora de dormir, es el momento para prepararse una…


El Aviso Legal incluye todos los datos identificativos de EN BRAZOS DE MORFEO como titular del sitio web www.enbrazosdemorfeo.es, así como cuestiones relativas a la Propiedad Intelectual y/ o Industrial, responsabilidad, uso del Sitio Web, etc.