Las siestas de los niños según su edad

El sueño es un requisito primordial para tener una buena salud, y para ello los bebés y los niños pequeños necesitan dormir durante el día. El desarrollo mental y físico crucial ocurre en la primera infancia, y las siestas proporcionan un tiempo de inactividad muy necesario para su desarrollo. Las siestas también ayudan a evitar que los niños se agoten, lo que no solo afecta su estado de ánimo, sino que también puede hacer que les sea más difícil conciliar el sueño por la noche.

dormir-siesta.jpg

Necesidades de sueño por edad

Si bien las necesidades de sueño cambian de un niño a otro, estas pautas por edad dan una idea de los requisitos diarios de sueño:

Desde el nacimiento a los 6 meses: Los bebés requieren aproximadamente de 14 a 18 horas de sueño al día. Los bebés más pequeños tienden a dormir todo el día, y permanecen despiertos 1 de cada 3 horas para comer. A medida que se acercan a los 4 meses de edad, los ciclos del sueño se vuelven más estables y la mayoría de los bebés duermen de 9 a 12 horas por la noche, generalmente con una interrupción para alimentarse, y duermen entre 2 y 3 siestas que duran entre 30 minutos y 2 horas.

De 6 a 12 meses: Los bebés de estas edades generalmente duermen aproximadamente 14 horas en total al día. Por lo general, esto incluye dos siestas, que pueden durar 20 minutos para algunos bebés, para otros unas pocas horas. A esta edad, es posible que los bebés no necesiten despertarse por la noche para alimentarse, pero pueden comenzar a experimentar ansiedad por separación, lo que puede contribuir a un trastorno del sueño.

De 1 a 3 años: Los niños pequeños generalmente requieren de 12 a 14 horas de sueño, incluida una siesta por la tarde de 1 a 3 horas. Es posible que los niños pequeños sigan durmiendo dos siestas, pero éstas no deberían ocurrir demasiado cerca de la hora de acostarse, ya que pueden dificultar que los niños pequeños se duerman por la noche.

De 3 a 5 años: Los niños en edad preescolar tienen un promedio de 11 a 12 horas de sueño por la noche, más una pequeña siesta por la tarde. La mayoría abandona esta siesta a los 5 años de edad.

De 5 a 12 años: Los niños en edad escolar necesitan entre 10 y 11 horas de sueño por la noche. Es posible que algunos niños de 5 años aún necesiten una siesta, y si no es posible que duerman la siesta, es posible que necesiten acostarse una hora antes.
 

Signos de sueño insuficiente

La mayoría de los padres subestiman la cantidad de sueño que necesitan los niños, así que asegúrate de observar el comportamiento de tu hijo en busca de signos de falta de sueño, que puede ir desde lo obvio, como la fatiga, hasta problemas más sutiles en el comportamiento y el trabajo escolar.

Pregúntese:

  • • ¿Tiene mi hijo sueño durante el día?
  • • ¿Mi hijo se pone irritable a última hora de la tarde?
  • • ¿Es una batalla sacar a mi hijo de la cama por la mañana?
  • • ¿Es mi hijo desatento, impaciente, hiperactivo o agresivo?
  • • ¿Tiene mi hijo problemas para concentrarse en el trabajo escolar y otras tareas?

Si respondió sí a cualquiera de estas preguntas, considera ajustar el horario de sueño o de siesta de tu hijo. Te puede llevar varias semanas encontrar una rutina que funcione. Habla con tu pediatra si te preocupa el sueño de tu hijo.
 

Rutinas para la siesta y otras preocupaciones

La clave para una buena siesta puede ser tan simple como establecer una buena rutina de siesta desde el principio y seguirla. Acueste a tu bebé adormecido, pero no estando dormido del todo, esto les enseña a los niños cómo quedarse dormidos por si solos, una habilidad que se vuelve más importante a medida que crecen. Una música suave y las luces tenues a la hora de acostarse pueden ayudar a facilitar la transición al sueño.

Para los niños pequeños y preescolares, cumplir con un horario de siesta puede ser más difícil. Aunque muchos todavía quieren su siesta, otros no quieren perderse ni un minuto del día y lucharán contra el sueño incluso cuando sus ojos se cierran. En este caso, no permitas que la siesta se convierta en una batalla: no obligues a tu hijo a dormir, pero puedes insistir en un momento de tranquilidad.

A muchos padres les preocupa que la hora de la siesta interfiera con la hora de dormir de los niños, si crees que la siesta de tu hijo es la causa de los problemas para acostarse por la noche, intenta hacer la siesta un poco antes. También puedes intentar despertar a tu hijo de la siesta antes de lo habitual para que tenga un período activo más largo antes de acostarse. En otras palabras, intenta hacer algunos ajustes antes de abandonar la siesta.

Share:

Últimas publicaciones

Ortosomnia: cómo la obsesión por dormir bien puede perjudicar tu sueño

Los médicos han acuñado un término para las personas obsesionadas con…

7 trucos para que los niños se vayan pronto a la cama

Todos los padres han tenido que tratar con la dificultad de acostar a…

Las pesadillas más comunes y sus significados

Las pesadillas son un fenómeno extremadamente común, nuestros sueños…

Cómo dormir bien con dolor de espalda

El dolor de espalda no solo puede impedir el descanso durante la…

Infusiones para dormir

Cuando se acerca la hora de dormir, es el momento para prepararse una…


El Aviso Legal incluye todos los datos identificativos de EN BRAZOS DE MORFEO como titular del sitio web www.enbrazosdemorfeo.es, así como cuestiones relativas a la Propiedad Intelectual y/ o Industrial, responsabilidad, uso del Sitio Web, etc.