El sueño y los niños pequeños (1-2 años)

Los niños pequeños necesitan entre 11 y 14 horas de sueño en un período de 24 horas. Cuando alcancen los 18 meses de edad, sus horas de siesta disminuirán a una vez al día, con una duración de aproximadamente una a tres horas. Las siestas no deben ocurrir demasiado cerca de la hora de dormir, ya que pueden retrasar el sueño por la noche.

Muchos niños pequeños experimentan problemas para dormir, se resisten a irse a la cama y se despiertan durante la noche. Los terrores nocturnos y las pesadillas también son comunes a esta edad.

Muchos factores pueden conducir a un trastorno del sueño. El desarrollo de los niños pequeños con el aumento de sus capacidades motoras, cognitivas y sociales pueden interferir con el sueño. Además, su capacidad para levantarse de la cama, la ansiedad de la separación, la necesidad de autonomía y el desarrollo de la imaginación del niño pueden llevar también a trastornos del sueño. La somnolencia diurna y los problemas de conducta pueden indicar un mal sueño o un trastorno del sueño.

bebe-duerme.jpg

Consejos para dormir para niños pequeños:

  • • Mantener un horario de sueño diario y una rutina constante para acostarse. Así el niño comprenderá que es hora de ir a la cama. Aprovechemos este rato para dar un baño o leer un cuento.
  • • El ambiente de descanso debe ser tranquilo y seguro.
  • • Haga que el ambiente del dormitorio sea el mismo cada noche y durante toda la noche.
  • • La habitación debe ser confortable. Un exceso de calor o de frío favorece el despertar nocturno.
  • • Evitar juegos activos antes de dormir.
  • • El niño debe aprender a dormirse solo.
  • • Establece límites que sean consistentes.
  • • Fomente el uso de un objeto que le de seguridad, como una manta o un peluche.
  • • Evite siestas tardías o prolongadas.

¿Qué podemos hacer si nuestro hijo se despierta y nos llama?

  • • Espere unos segundos antes de responder. Cada vez que lo llame haga que su tiempo de respuesta sea más largo, le dará la oportunidad de dormirse solo.
  • • Si es necesario entrar en la habitación, no encienda la luz. Tranquilícelo y no se quede demasiado rato.
  • • Sitúese cada vez más lejos de la cama de su hijo cada vez que entre, hasta que pueda tranquilizarlo sin tener entrar en la habitación.
  • • Ten paciencia. Enseñar a nuestro hijo a dormirse requiere tiempo, una mala respuesta puede empeorar el problema.

Referencias: 

Guía de Práctica Clínica sobre Trastornos del Sueño en la Infancia y Adolescencia en Atención Primaria. Ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad.

Share:

Últimas publicaciones

Ortosomnia: cómo la obsesión por dormir bien puede perjudicar tu sueño

Los médicos han acuñado un término para las personas obsesionadas con…

7 trucos para que los niños se vayan pronto a la cama

Todos los padres han tenido que tratar con la dificultad de acostar a…

Las pesadillas más comunes y sus significados

Las pesadillas son un fenómeno extremadamente común, nuestros sueños…

Cómo dormir bien con dolor de espalda

El dolor de espalda no solo puede impedir el descanso durante la…

Infusiones para dormir

Cuando se acerca la hora de dormir, es el momento para prepararse una…


El Aviso Legal incluye todos los datos identificativos de EN BRAZOS DE MORFEO como titular del sitio web www.enbrazosdemorfeo.es, así como cuestiones relativas a la Propiedad Intelectual y/ o Industrial, responsabilidad, uso del Sitio Web, etc.