7 trucos para que los niños se vayan pronto a la cama

Cuando se trata de niños y su sueño, una de las preocupaciones más frecuentes de los padres es cómo acostarlos a su hora todas las noches. Casi todos los padres han tenido que tratar con la dificultad de acostar a un niño en algún momento, y para muchos padres, la hora de ir a la cama es una pesadilla recurrente. Parece extraño que los niños que necesitan muchas más horas de sueño que los adultos, se resistan en ir a dormir.

trucos-ir-cama.jpg

Entonces, ¿cómo consigues que tus hijos se vayan a dormir por la noche? Aquí te damos 7 consejos para que tus hijos se acuesten a su hora.

Pero ¿cuánto debe dormir tu hijo? Según la edad, necesitarán distintas cantidades de sueño. Comprender las necesidades del sueño de tu hijo te ayudará a establecer limitaciones y reglas a la hora de acostarles.

Aquí tienes una guía generalizada sobre la cantidad de sueño que tu hijo necesita según su edad:

De 1 a 4 semanas de edad: los recién nacidos duermen aproximadamente de 16 a 17 horas al día con períodos de vigilia que duran entre 1 y 3 horas. Sin embargo, la mayoría de los recién nacidos no han desarrollado un ciclo de sueño, por lo que sus períodos de sueño y vigilia pueden variar a todas las horas del día. La mayoría de los padres tendrán que ajustar sus propios horarios de sueño para acomodarse a los de su recién nacidos.

De 1 a 4 meses de edad: los bebés de esta edad aún tienden a dormir aproximadamente la misma cantidad de horas, pero sus ciclos de sueño comienzan a asentarse, lo que les permite dormir más tiempo durante la noche, aunque todavía se despiertan para recibir alimentación.

De 4 meses a 1 año: los bebés de esta edad aún requieren entre 14-15 horas de sueño todos los días. Sin embargo, muchos de ellos pueden dormir durante la mayor parte de la noche y hacer hasta 3 siestas durante el día. Durante este período, es importante comenzar a establecer hábitos de sueño saludables para tu hijo.

De 1 a 3 años: la mayoría de los niños pequeños necesitan entre 12-14 horas de sueño, pero a menudo duermen menos debido a los horarios de los padres y los niños mayores de la casa. Lo más probable es que pierdan la siesta de la mañana y tienden a hacer solo una siesta al día.

De 3 a 6 años: aproximadamente 11-12 horas de sueño. Los niños más pequeños de este grupo aún pueden requerir una siesta corta durante el día.

De 7 a 12 años: los niños de estos grupos de edad tienden a necesitar entre 10 y 12 horas de sueño por la noche, pero a menudo solo reciben entre 9 y 10 horas.

De 13 a 18 años: los adolescentes de esta edad necesitan entre 8 y 10 horas de sueño, pero rara vez obtienen la cantidad completa que necesitan. Las demandas del trabajo escolar, programas y actividades después de la escuela a menudo reducen su sueño nocturno. La mayoría de los adolescentes duermen entre 7-8 horas.
 

Las rutinas

Crear una rutina en los niños puede aliviar el estrés de la hora de acostarse, tanto para los padres como para el niño. Establecer una rutina para dormir lo ayuda a desarrollar asociaciones que lo ayudan a prepararse para la hora de acostarse.

Es una buena idea comenzar el ritual de la hora de acostarse con un período de descanso que comience de 15 a 30 minutos antes de la rutina real. Esto puede incluir apagar el televisor, poner música relajante, atenuar las luces, hablar con suavidad e incluso moverse más despacio. Todos estos cambios sutiles son señales que tu hijo detectará como signos de que se acerca la hora de acostarse.

Las rutinas para la hora de acostarse pueden comprender muchas actividades de relajación y promoción del sueño. Una rutina típica para la hora de acostarse puede ser:

  • • Un baño relajante
  • • Ponerse el pijama
  • • Cepillarse los dientes
  • • La hora del cuento en la cama
  • • El beso de buenas noches

Crea un ambiente ideal para dormir. La habitación de tu hijo debe ayudar a promover el sueño. Es mejor mantener la habitación oscura, tranquila y fresca. Algunos niños (especialmente los muy pequeños) quieren al menos un poco de luz en la habitación, por lo que una luz nocturna o una luz tenue es perfectamente aceptable. Si no pueden dormir por el ruido, puedes ahogar algunos de los ruidos del resto de la casa con una máquina de ruido blanco o un ventilador, para crear un sonido rítmico y constante.

Apague los aparatos electrónicos. Televisor, ordenador, juegos y otros dispositivos electrónicos de la habitación. Estos dispositivos promueven la vigilia a través del contenido estimulante y de la luz que emite, la cual hace que el cerebro piense que necesita mantenerse despierto. Los aparatos electrónicos deben apagarse o retirarse al menos una hora antes de acostarse.

Asegúrate de que hagan ejercicio regularmente. Es importante que tus hijos hagan ejercicio durante el día, lo que les ayudará a relajarse más rápido por la noche. Sin embargo, para evitar que estén demasiados estimulador por el ejercicio para dormir deja por lo menos 3 horas de descanso antes de la hora de acostarse.

Evita las comidas y las bebidas con cafeína antes de acostarse. La cafeína es un estimulante y no es muy buena para los niños de todos modos. Sin embargo, si le da a su hijo algún refresco de vez en cuando, asegúrese de que no tome ninguna bebida que contenga azúcar y cafeína dentro de las 3 horas antes de acostarse. Si tu hijo te pide comer o una bebida antes de acostarse, dele un vaso de leche tibia o un refrigerio ligero y saludable, como frutas.

Estate atento a los signos de los trastornos del sueño. Si has establecido una rutina constante a la hora de acostarse y has hecho ajustes para satisfacer las necesidades de tu hijo y todavía tiene dificultades para dormir, es posible que tu hijo tenga un trastorno del sueño. Presta especial atención tanto a los hábitos y patrones de sueño nocturno de tu hijo, así como a la forma en que interactúan durante el día. Si están cansados de manera crónica durante el día, tienen dificultades para concentrarse en las tareas o tienen problemas de comportamiento en el hogar o en la escuela, podría ser un signo de un trastorno subyacente del sueño.

Si sospechas que tu hijo puede tener un trastorno del sueño, habla con tu pediatra acerca de sus hábitos del sueño o programa una cita con un especialista del sueño.

Share:

Últimas publicaciones

Ortosomnia: cómo la obsesión por dormir bien puede perjudicar tu sueño

Los médicos han acuñado un término para las personas obsesionadas con…

7 trucos para que los niños se vayan pronto a la cama

Todos los padres han tenido que tratar con la dificultad de acostar a…

Las pesadillas más comunes y sus significados

Las pesadillas son un fenómeno extremadamente común, nuestros sueños…

Cómo dormir bien con dolor de espalda

El dolor de espalda no solo puede impedir el descanso durante la…

Infusiones para dormir

Cuando se acerca la hora de dormir, es el momento para prepararse una…


El Aviso Legal incluye todos los datos identificativos de EN BRAZOS DE MORFEO como titular del sitio web www.enbrazosdemorfeo.es, así como cuestiones relativas a la Propiedad Intelectual y/ o Industrial, responsabilidad, uso del Sitio Web, etc.